Para bien o para mal, vivimos tanto en mundos posibles como en mundos reales. Estamos maldecidos por esa culpa y arrepentimiento característicamente humanos por lo que pudo haber sido en el pasado. Pero ese puede ser el costo de nuestra capacidad de esperar y planificar lo que podría suceder en el futuro.