Las pasiones privadas se cansan y agotan, las públicas nunca.