Conozco personas que podrían servirme atún enlatado y galletas saladas y hacerme sentir más como en casa en su mesa que algunas personas que pueden cocinar en círculos a mi alrededor. Cuanto más intentas impresionar a la gente, menos lo haces.