A mediados de la década de 1800, también se las conocía como ‘casas de canciones cantadas’ y las cortesanas eran en realidad maestros músicos.