Cuando vuelvo y leo mis diarios o ficción, siempre me sorprende. Puede que no recuerde haber tenido esos pensamientos, pero aún existen y sé que son míos, y todo es parte de dar sentido a quién soy.