En Estados Unidos, nadie dice que tienes que cumplir con las circunstancias que te da otra persona.