Escribir es un privilegio extremo, pero también un regalo. Es un regalo para ti mismo y es un regalo de contarle una historia a alguien.