Hasta los cinco años, mis padres me hablaron en chino o en una combinación de chino e inglés, pero no me obligaron a hablar mandarín. En retrospectiva, esto fue triste, porque creían que mi oportunidad de hacerlo bien en Estados Unidos dependía de mi fluidez en inglés. Más tarde, como adulta, quise aprender chino.