La franqueza de mi madre me sigue inspirando. Me esfuerzo por ser escéptico, en el mejor sentido de la palabra: cuestiono todo y, sin embargo, estoy abierto a todo. Y no tengo creencias inamovibles. Mis valores cambian y crecen con mis experiencias y, a medida que cambia mi contexto, también cambia lo que creo.