Las palabras para mí eran mágicas. Podrías decir una palabra y podría evocar todo tipo de imágenes o sentimientos o una sensación de frío o lo que sea. Fue sorprendente para mí que las palabras tuvieran este poder.