Me encantaban los cuentos de hadas cuando era niño. Grimm. Cuanto más sombrío, mejor. Me encantaban los cuentos góticos horripilantes y, en ese sentido, me gustaban las historias bíblicas, porque para mí eran muy góticas.