Me sorprendió y terminé contactando a tres académicos para averiguar si era posible que mi abuela fuera cortesana.