Mi desayuno suele ser un cereal integral o papilla, con nueces espolvoreadas, bayas, una cucharada de miel y semillas de chía. Tomo café y un poco de jugo de cereza con agua mineral. Me siento junto a la ventana y miro la vista.