Nadie en mi familia era lector de ficción literaria. Entonces, no tuve ánimo, pero no tuve desánimo, porque no creo que nadie supiera lo que eso significaba.