No me perdí de una vez. Me froté la cara a lo largo de los años lavando mi dolor, de la misma manera que las tallas en piedra se desgastan con el agua.