Nunca le pediría a nadie que leyera ningún libro. Eso parece contrario a por qué leemos, que es elegir un libro por nuestras razones personales. Siempre me estremezco cuando me dicen que mis libros están en las listas de lectura obligatorias.