Para los libros que quiero seguir leyendo, definitivamente es la voz. Debe ser una voz que nunca había escuchado antes, y debe tener su propia inteligencia particular. Por ‘voz’ no me refiero a la lengua vernácula. Tiene que tener su propia historia particular y el mundo que habita.