Pensé que era lo suficientemente inteligente para escribir tan bien como esta gente y no me di cuenta de que hay algo que se llama originalidad y tu propia voz.