Quién sabe de dónde viene la inspiración. Quizás surja de la desesperación. Quizás se deba a las casualidades del universo, la bondad de las musas.