Lo que pasa con el negocio es que cuando a la gente le gusta tu trabajo y les haces ganar dinero, estás listo. Cuando le agradas a los críticos y haces dinero a los estudios, se abren las puertas.