Durante la crisis financiera, trabajé con cientos de ejecutivos que lucharon como resultado de sus pensamientos sobre la seguridad laboral. Cuando sus creencias cambiaron, también lo hizo su experiencia emocional, y luego pudieron concentrarse en la tarea en cuestión de manera más efectiva.