La razón por la que los humanos experimentamos mucho más estrés que otras especies no es solo porque pensamos más, sino también porque pensamos de manera diferente.