Como cualquier médico puede decirle, el paso más importante hacia la curación es tener el diagnóstico correcto. Si la enfermedad se identifica con precisión, es mucho más probable una buena resolución. Por el contrario, un mal diagnóstico generalmente significa un mal resultado, sin importar qué tan hábil sea el médico.