Créeme, te pincha. Cuando estás del lado de los autobuses y Nueva York te ama, te encanta salir todas las noches. Es como una carrera. Se abre el telón, sale y Nueva York es tuya.