Les hago un llamamiento, amigos míos, como madres: ¿están dispuestas a esclavizar a sus hijos? Miras hacia atrás con horror e indignación ante tales preguntas. Pero, ¿por qué, si la esclavitud no está mal para aquellos a quienes se impone?