Nosotras, las mujeres abolicionistas, estamos poniendo el mundo patas arriba.