Si una ley me ordena pecar, la quebrantaré; si me llama a sufrir, dejaré que siga su curso sin resistencia.