Antes del siglo XXI, las historias se hicieron populares porque la gente hablaba de ellas en otras publicaciones o compartía recortes de revistas y periódicos con amigos.