Cuando me convertí en director ejecutivo de Xerox hace 10 años, la situación de la empresa era terrible. La deuda aumentaba, las acciones se hundían y los banqueros llamaban. La gente me instó a declararme en quiebra, pero me sentí personalmente responsable de decenas de miles de empleados.