Cuando podamos reducir la incidencia del VIH lo suficiente como para cambiar la trayectoria de la pandemia, asumirá un impulso propio en la disminución del VIH.