Lo trágico es que estamos dejando que nuestro sistema de transporte se desmorone en el momento exacto en que necesitamos construirlo.