Algunos de nosotros, para bien o para mal, desarrollamos maquinarias del yo muy estables, consistentes y en gran medida predecibles. Pero en otros, la auto-maquinaria es más flexible y más abierta a giros inesperados.