Cuando experimente la emoción de la tristeza, habrá cambios en la expresión facial y su cuerpo se cerrará, se retraerá. También hay cambios en tu corazón, tus entrañas: se ralentizan. Y hay cambios hormonales.