Curiosamente, no todos los sentimientos son el resultado de la reacción del cuerpo a los estímulos externos. A veces, los cambios se simulan puramente en los mapas cerebrales.