En lugar de ser un lujo, las emociones son una forma muy inteligente de impulsar a un organismo hacia ciertos resultados.