Imagínese, por ejemplo, pájaros. Cuando miran al mundo, tienen la sensación de que están vivos. Si sienten dolor, pueden hacer algo al respecto. Si tienen hambre o sed, pueden satisfacer eso. Es este sentimiento básico de que hay vida en tu interior.