Tener un yo, incluso un yo simple, te permite mirar al mundo y poner una marca sobre lo que es más importante y menos importante. Es una forma de clasificar el mundo en función de sus propias necesidades.