Si tu trabajo no le habla a la gente, está más allá de la comprensión y es risible, pero si la gente se involucra con él, te emborrachas con el pincel del populismo.