Los periodistas dicen algo que saben que no es cierto, con la esperanza de que si continúan diciéndolo durante el tiempo suficiente, sea cierto.