La principal marca del genio no es la perfección sino la originalidad, la apertura de nuevas fronteras.