La verdadera creatividad a menudo comienza donde termina el lenguaje.