A medida que nos acercábamos a nuestro trabajo, mis colegas y yo buscamos orientación en la Constitución de los Estados Unidos. Dice: ‘Ninguna persona será … privada de la vida, la libertad o la propiedad sin el debido proceso legal’. Sin persona, sin excepciones.