En un mercado global en constante cambio, el único factor con el que cualquier estado puede contar son las habilidades de su fuerza laboral actual y futura.