En la euforia posterior a la Guerra Fría, existía la noción equivocada de que la ONU podía resolver todos los problemas en cualquier lugar.