India era laica incluso cuando los musulmanes no habían venido aquí y los cristianos no habían puesto un pie en este suelo. No es como si la India se volviera secular después de su llegada. Vinieron con sus propias formas de adoración, y también se les dio un lugar de honor y respeto. Tenían la libertad de adorar a Dios según su deseo e inclinación.