La victoria y la derrota son parte de la vida, que deben considerarse con ecuanimidad.