Las elecciones libres y justas han demostrado una vez más que Jammu y Cachemira son parte de la India y que la gente quiere permanecer con ella.