Nuestras frecuentes iniciativas para normalizar las relaciones con Pakistán no son un signo de nuestra debilidad, sino más bien un indicio de nuestro compromiso con la paz.