Nuestras palabras, acciones y esfuerzos diplomáticos deben tener como objetivo tratar de lograr objetivos pragmáticos en lugar de crear un efecto retórico.