Nuestro objetivo debe ser abordar con firmeza el terrorismo y sus patrocinadores, financiadores y proveedores de armas. Al mismo tiempo, nuestras puertas deben estar siempre abiertas a procesos que restablezcan la paz, el desarrollo y el progreso de sociedades que han sido devastadas por el terrorismo durante muchas generaciones.